Tanto los cartoneros independientes como los trabajadores de las cooperativas venden la cantidad de materiales procesados a distintos intermediarios que se especializan en cada uno de los tipos de materiales (cartón, papel, vidrio, plástico, etc.).
El gran inconveniente cotidiano se debe a la amplia oscilación de precios que presentan los materiales más valiosos. Las diferencias de precio de mes a mes pueden ser decisivas para el trabajador en lograr el tan ansiado sustento satisfactorio de la mesa familiar.

Por ello es determinante que las autoridades estatales en todas sus esferas reconozcan el trabajo de la re colección, la clasificación y el procesamiento de los materiales reciclables como un servicio que se está brindando a la comunidad. Y por sobre todo, también valorar las experiencias que estos trabajadores han tenido en contacto con estos materiales y lograr su continua capacitación para poder acrecentar el valor agregado de su trabajo.

Consideramos que son fundamentales propiciar políticas públicas que fomenten la creación de estas experiencias asociativas. La voluntad política de los municipios deben estar acompañadas por la colaboración de la ciudadanía y el compromiso de los grandes generadores. Con ese espíritu en el año 2008, en el Municipio de Morón se promulgó la ordenanza municipal 1575/2008 donde se fomenta la creación de cooperativas y emprendimientos que dignifiquen el trabajo de los recuperadores urbanos. Y los decretos 137/13 y 138/13 del Organismo por el Desarrollo Sustentable (OPDS) de la provincia de Buenos Aires que rigen en la obligación de los barrios cerrados; hoteles de cuatro y cinco estrellas; restaurantes, galerías e hipermercados, de ocuparse de sus propios residuos, otorgando a las cooperativas de reciclado el poder de gestionar su recolección y procesamiento, y a su vez cobrar por los servicios prestados.

Este nuevo marco legal, consolida el reconocimiento del oficio del recuperador/reciclador y brinda nuevas oportunidades de desarrollo. En junio de 2015, la cooperativa Nuevamente recibió la certificación de competencias laborales otorgado por el ministerio de Trabajo de la Nación y el Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires, cuyos trabajadores son reconocidos como” clasificadores de residuos sólidos urbanos” . Es la primera vez en el país que se otorga este reconocimiento a una cooperativa que realiza esta actividad.